Publicado el Deja un comentario

Mi madre, mi inspiración


Hoy te hablo de mi verdadera inspiración para la vida consciente, mi madre. Me ha costado tiempo darme cuenta de todo lo que ella me ha enseñado, y de que antes se hacían las cosas mucho mejor. Seguro que leyendo este post tú también puedes inspirarte con muchos de los trucos e ideas que comparto.

Ni libros, ni cuentas inspiradoras, ni cursos online… la persona que más me ha enseñado sobre hábitos saludables, respeto al planeta y zero waste ha sido mi madre. Aunque ella no es consciente. 

Cada vez que vuelvo a casa, veo que repito en mi vida diaria muchos de sus comportamientos. Antes no me daba cuenta, pero soy como ella. Por eso creo que la educación dentro de casa es muy importante. Mi madre no sabe que significa el término zero waste o residuo cero. Pero a ella también la educaron para aprovecharlo todo, darle una segunda vida, o intentar donarlo a otras personas. Cuando no le queda mas remedio, también tira algunas cosas, pero siempre las recicla o las lleva al punto limpio

Hoy te comparto algunos de los hábitos que ella me ha enseñado, todos deberíamos aplicar porque son muy sencillos.

Ya sabes que no tienes que hacerlo todo, pero cualquier cosa que hagas suma, y mucho

No desperdicies

Lo primero que me enseñó mi madre fue a no desperdiciar nada de comida, en casa todo lo que sobra se guarda, congela, o se usa para otra receta. Cuando era pequeña mi madre siempre me solía decir no se puede tirar comida porque otros niños no tienen la misma suerte que nosotros. Así me enseñó a comer lentejas aunque no fuera mi plato favorito y a apreciar la comida y la suerte que tenemos por estar en esta parte del mundo.

Busca otro uso…

También me enseñó a reciclar, aunque primero intentaba darle un segundo uso a todo, cuando tenía que tirarlo lo reciclaba o lo llevaba al punto limpio. Aunque ya sabes… reciclar debe ser el último recurso, aún así es importante intentar hacerlo bien. Te dejo aquí un enlace que puede ayudarte.

Otro de los hábitos mas eco de mi madre ha sido siempre reutilizar toda la ropa, tanto para hacer trapos, como manteles, servilletas de tela o vestidos para mis sobrinas. Además ella siempre se pone la ropa que mis hermanas y también yo, cuando todavía consumía fast fashion, desechamos.

Te cuento algunos trucos que he aprendido de mi madre y que te ayudarán a ser más sostenible.

Aprovecha

En la cosmética primero me enseñó a aprovechar al máximo la mayoría de botes que tenía, cuando les quedaba poco y no salía los cortaba y así los podía apurar con los dedos. Parece una tontería, pero de esta forma me duran al menos una semana más. También me enseñó a utilizar algunas plantas como el Aloe Vera directamente sobre la piel, y solía mezclar sus cremas con algunos componentes naturales, quizás de ahí surgió también mi afición por la cosmética natural.

También le gusta cultivar aromáticas, siempre ha tenido una terraza preciosa con muchas plantas, entre sus preferidas perejil, albahaca, hierbabuena y orégano. Así cuando necesita alguna para una receta no tiene que comprarla envasada, simplemente tiene que salir a coger un poquito a su terraza. A diferencia de mí, a ella no se le suele morir ninguna planta. Ni siquiera en verano que no vivimos en casa, porque ha instalado un sistema de autoriego.

Hasta los desechos

Y la última de sus ocurrencias fue la “Pocilguita” que es como llamamos cariñosamente al recipiente donde tiramos todos los desechos orgánicos para luego llevarlos a la compostera que tenemos en el jardín de la casa familiar de campo donde vivimos con toda la familia. Para fabricar compost en casa solo necesitas que la compostera esté aireada, mantenga la humedad y tenga suficientes residuos orgánicos. El compost se va fabricando solo y saliendo por debajo. Tengo que admitir que esto aún no me he atrevido a hacerlo yo misma en casa, pero algún día espero poder hacerlo.

Como ves, las madres, padres y tu entorno más cercano son una fuente de inspiración increíble. Mucho de lo que eres, te guste o no, depende de ellos ¿No crees? es importante mantener estas costumbres y que se traspasen de generación en generación.

Yo me alegro mucho de haber aprendido tanto de mi madre, y también de poder enseñarle en ocasiones yo a ella. Por eso espero poder seguir transmitiendo este estilo de vida más sencillo a todo el mundo.

Cuéntame, seguro que muchos trucos te suenan y también los practicas en casa, ¿hay alguna cosa mas que has heredado y quieres seguir transmitiendo a los demás? Me encantaría que me las contaras en comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *